Impreso/redacción

MORELIA, Mich., 7 de julio de 2019.-El Gobernador Silvano Aureoles, le puso al cascabel al gato.

Le advirtió a sus funcionarios, de todos los niveles, que dejen atrás el glamour; de pensar en la fines de semana largos; de solo pensar en la quicena y los viáticos…

Les pidió corresponsabilidad, apretar el paso, porque la elección próxima se ganará con resultados gubernamentales, con la evaluación del ejercicio a su gobierno, indiscutiblemente.

Si, no, pues que se vayan, “porque los cargos en el gobierno no son patrimonio personal”

Silvano arrancó muchos, muchos aplausos de sus correligionarios.

“Los cargos requieren entrega, compromiso, pero principalmente resultados”, les recordó.

Silvano encabezó la unción de Juan Bernardo Corona como nuevo jerarca perredista.

Ahí, puso sobre la mesa ya, la visión del futuro inmediato: la gubernatura.

Les dijo a los perredistas que no permitirá una derrota, que habrá un cierre fuerte de su gobierno, pero para ello requerirá de funcionarios comprometidos, leales, de proyecto.

“Hay quienes se pasan de la raya: !Pinche Silvano culero! es lo que me dicen. Creen que no me doy cuenta”, expuso.

Luego citó: “un fin de semana en Zamora ni fueron -los funcionario- porque según me dijo la coordinadora regional que los domingos no circulan, pero además que se les paga muy poco”.

“Pues a esos funcionario les digo: que se vayan. Nadie los tiene a fuerza”.

Atentos, Carlos Herrera, de Segob, Frutis, de SEE, Ricardo Luna, de Semadecct, Barragán, de Sedesoh, Niño de Sedrua, Minerva Bautista, de UTM Germán Tena, de Cuencas. Y ya. Ese era el gabinete que le acompañaba.

Silvano ya abrió al preámbulo. Ya alista la guillotina.