MORELIA, Mich., 17 de marzo de 2021.-Arropadas por casi una veintena de colectivos feministas, alumnas de la Escuela Secundaria Técnica No. 65, Profesor Jesús Romero Flores, demandaron la intervención del Gobernador, Silvano Aureoles y del titular de la Secretaría de Educación. en el Estado, Héctor Ayala, para que investiguen casos de acoso y hostigamiento sexual por parte de profesores de ese centro educativo, así como el cede en sus funciones de los responsables y de las autoridades que les encubren.

A través de una carta, redactada con fuerza y coraje, las estudiantes se declararon hartas de la corrupción, ignorancia y violencia de las autoridades y les recordaron que están obligados a garantizar lo siguiente:

Derecho a la educación digna y libre de violencia.
Nuestro

Derecho a vivir ambientes educativos libres de violencia, particularmente de violencia sexual.

Derecho a no vivir discriminación de ningún tipo, como homofobia o misoginia, por el hecho de ser quienes somos.

En su texto, las alumnas recordaron quehan denunciado ante las autoridades escolares correspondientes y en distintos momentos, casos específicos de acoso sexual por parte de los profesores dentro de las clases, como el Profesor Pedro Junior, sin recibir respuesta ni obtener solución.

“Las autoridades nos ignoran y además reproducen discursos misóginos y criminalizantes, donde se nos responsabiliza a las estudiantes por cómo vestimos y por el simple hecho de ser mujeres, omitiendo la responsabilidad de los profesores agresores denunciados de conducirse con respeto hacia nosotras independientemente de nuestro físico y manera de vestir.

Además, los profesores denunciados han generado un espacio de complicidad, impunidad y hostilidad hacia las y los estudiantes, compartiendo comentarios sexistas, violentos, homofóbicos y misóginos, repercutiendo en la educación, bienestar, integridad y salud de varias alumnas y alumnos.

La omisión frente a las denuncias de acoso, así como la alienación y complicidad por parte de las mujeres directivas, ha fomentado un espacio de violencia, discriminación y homofobia al interior de la escuela y de nuestra comunidad”.