Impreso/Juan Pacheco

MORELIA, Mich., 6 de septiembre de 2018.-Medardo no quiere broncas.

Ni con el gobernador, Silvano Aureoles ni con el tesorero, Carlos Maldonado.

Enfatiza categórico que la megamarcha de esta día, se encuentra más allá de intereses políticos, de banderas partidarias.

“Soy un apartidista”, se autoploclamó ante los reporteros.

El rector es abordado en la planta alta del Colegio de San Nicolás, donde momentos antes, alentaba a los contingentes universitarios que participaron en la movilización nicolaita.

“No queremos ofender ni confrontar a nadie. No queremos hacer polémicas”, asegura.

Y ofrece: “no habrá pleitos no falta de respeto”.

Medardo Serna justificó la marcha de miles de estudiante en la exigencia del respeto a la autonomía universitaria, su rescate financiero y la tormentosa crisis que se avecina a partir del fin de este mes.

“Necesitaremos de poco más de mil millones de pesos para hacer frente a los compromisos laborales”, recalcó.

El rector de la Casa de Hidalgo pone en relieve: “marchamos para exhibir la situación real de nuestra universidad, situación que a en detrimento de más de 50 mil alumnos”.

Dice que el recorte a los subsidios en la nicolaita, son impactantes.

Del 2015 al 2017, la máxima casa de estudios registró una reducción de casi el 30 por ciento de sus apoyos gubernamentales, al.pasar de mil 460 millones de pesos a poco más de 900 millones en 2017.

Se defiende.

Argumenta que nunca acusó al gobierno de Silvano de tener adeudos con la michoacana.

“No hay falta de apoyo del gobierno, solamente que el apoyo es insuficiente”, suaviza.

Reconoce que el gobierno estatal ha cumplido con las mistraciones, insuficientes para hacer frente a la crisis que se avecina.

Frente a ello, el rector acusa de una campaña sucia, negra, de lodo contra la institución y sus autoridades.

Denuncia que hubo remitentes anónimos que trataron de abortar a toda costa la marcha de este día, pero sus esfuezos no fructificación.

Minutos antes, Medardo y los dirigentes sindicales del Spum, Gaudencio Anaya y del Sueum, el polémico, Eduardo Tena, encabezaron y atestiguaron la fortaleza de la comunidad universitaria con el respaldo de una sólida base estudiantil que se volcó a la plaza pública para exigir mayores recursos.

El rector protege buenas defiende su ejercicio y asegura que su administración ha cumplido con el tema de ajuste financiero.

Dice que la UMSNH no ha crecido su déficit, pese a que se abrieron nuevas carreras y se han incrementado los salarios.

Empero, frente a la “cordialidad”, la respuesta gubernamental.

“A la Universidad Michoacana se le ha cumplido en tiempo y forma”, respondió el tesorero, Carlos Maldonado.